Las Mariposas

El valle de las mariposas siempre ha sido conocido como “Petaloudes”, la palabra que en griego significa mariposas. De hecho, es un verdadero oasis ya que el agua llega al valle desde un manantial natural durante todo el año. Este flujo continuo de agua tiene como resultado un crecimiento excesivo de la vegetación que cuenta con cipreses de al menos 500 años de antigüedad, olivos centenarios, higueras y pinos.

Igualmente, una gran variedad de árboles frutales como albaricoques, peras, ciruelas, melocotones, naranjas, mandarinas y otros también forman parte de la reserva. Otras de las maravillas que nos brinda la reserva es contemplar la hiedra abrazando cada árbol del entorno, lugar primordial de “Panaxia” para relajarse y descansar.

La mariposa que vais a encontrar en nuestra reserva pertenece a una sola especie.

Su color principal es el negro con rayas blancas-amarillentas, pero mientras vuelan se deja ver su segundo par de alas donde predomina el color rojo vivo.

En cuanto al desarrollo de las mariposas, “Panaxia” pasa por cuatro etapas.

huevo

oruga

crisálida

mariposa

Solo cuando “Panaxia” está completamente desarrollada (es decir, se transforma en mariposa), encuentra su camino hacia la reserva.
¿Por qué? Porque la especie necesita estar en un ambiente fresco y cerca del agua para su temporada de apareamiento. Resulta interesante destacar que “Panaxia” con el frío, se sube a lo más alto de los árboles, y se coloca lo más cerca posible del agua.
¿Cómo llegan aquí? Se cree que por el sentido del olfato, un sentido que las guía al entorno perfecto. Vienen por la noche, gradualmente, a partir de finales de mayo y luego el número aumenta considerablemente. Es hermoso y raro ver la presencia masiva de una especie libre en su hábitat natural.»
Los visitantes preguntan con frecuencia qué come la mariposa. La sorprendente respuesta es nada. “Panaxia” come solo en la etapa de oruga de su desarrollo. Almacenando toda la energía que necesita para su actividad de apareamiento.
Por eso es tan importante no molestar a la mariposa mientras descansa durante el día. Hacer volar a la especie da como resultado el uso de la energía necesaria para completar su misión, es decir, reproducirse. Así que, por favor, guardad silencio mientras deambuláis por la reserva.

A mediados de septiembre generalmente hay un cambio en el clima, un anticipo del otoño. Esta es la señal para que “Panaxia” se vaya. Parten para poner sus huevos, la hembra pondrá unos cien.

Los depredadores más comunes son los murciélagos, las lagartijas y las avispas que buscan a las mariposas más débiles y las atacan.

Sin embargo, nosotros, los seres humanos, somos la principal amenaza de estas mariposas. Esta es la dura realidad.

Los visitantes no pueden comprender el daño que pueden causar haciendo ruidos o molestándolas para verlas volando. Representamos la mayor amenaza para esta migración natural.

Os pedimos por favor que en vuestra visita a este hermoso lugar, tengáis cuidado con el medio ambiente… nuestro medio ambiente, que como tantos otros en todo el mundo se encuentra en grave peligro de extinción.

Así que por favor:

No hagáis ruido
No sacudáis las ramas
No molestéis a “Panaxia” de ninguna manera.
Es necesario que seáis solo observadores
La paz y la tranquilidad son necesarias para la supervivencia de la especie.

Gracias

Menú